Etapas: el día antes de emigrar

Ha llegado el final de un ciclo y comienza una nueva etapa en mi vida. Como en otras ocasiones me embarco en una nueva aventura, aunque esta vez es un poco diferente a las anteriores, y es que después de llevar tiempo intentando labrarme un futuro o, más bien, un presente profesional en España y no conseguir nada decente, después de pensar todos los pros y contras, he decidido dar el salto, emigro.

Podría seguir en donde estoy ahora, sería mucho más cómodo para mí, pero siento que estoy en uno de esos momentos en los que tienes que tomar una decisión. Te llega una oportunidad y tú decides si la tomas o la dejas. He decidido tomarla.

Sensaciones del día previo

Día de locura, preparativos de última hora antes de partir. La maleta casi terminada, más cargada de sueños y esperanzas -y algún que otro miedo- que de cosas materiales.
Estoy nerviosa y alterada por vivir esta nueva experiencia, pero muy triste a la vez, ya que me despido de muchas personas a las que quiero. También porque dejo atrás mi ciudad, mi Galicia, miña terra, esa por la que siento una morriña enorme cada vez que me voy lejos. 

Valor, hace falta mucho valor, para dejar atrás tu país, pero sé que viviré experiencias enriquecedoras con ello. Me tranquiliza también pensar que al regresar, las personas que importan, estarán ahí.

Hoy es el fin de una etapa y el comienzo de otra. Nostalgia y tristeza por irme, nervios y entusiasmo por el  nuevo reto me espera, ¿qué me deparará el destino?

Porque la vida son ciclos, solo me queda decir, ¡bienvenida nueva etapa!

Carla López Rodríguez

Esta entrada va para tod@s los que por un motivo u otro van a salir o han salido de sus países en busca de otras oportunidades, experiencias y/o aventuras.

¿Te gusta lo que lees?

Suscríbete gratuitamente a Real place, real Women y recibe una vez al mes un email repleto de inspiración y contenido de valor.

¡Gracias!