Austria y el coronavirus: la experiencia de una emigrante

“Miedo por mí no tengo, estoy tomando todas las precauciones posibles. El miedo no es por mí, es por los demás. A veces pienso en salir, pero estuve hace unas semanas algo fastidiada, igual fue el virus o igual una gripe, y solo el pensar que podría contagiar a alguien, pues me quedo en mi casa y punto. Prefiero prevenir”.

N. Navarro, Austria

N. Navarro lleva 4 años en Viena y el coronavirus le pilló en plena transición laboral, ahora se encuentra en standby a la espera de formalizar el cambio trabajo.

¿Cómo está reaccionando la sociedad?

La ciudad está reaccionando bastante bien ante la situación, aunque irresponsables los hay en todos los sitios, pero generalmente la gente se queda en casa.

Si tuvieras que sacar algo positivo de todo esto sería…

Si tuviera que sacar algo positivo de lo que estoy viviendo sería el tiempo de reflexión. Esta situación te hace pensar y valorar cosas que antes no apreciabas, como el quedar con amigas, salir a pasear… Aprecias la vida. También la solidaridad, además de que los vecinos se ofrecen a hacerles la compra a los mayores, los austríacos dejan que de 8 a 9 de la mañana las personas mayores puedan hacer ellos la compra tranquilamente.

¿Qué es lo que más miedo te produce?

Mi mayor preocupación es el estar aislada mucho tiempo, no por estar en casa, sino por no ver a mi familia, por mis padres. Que les pase algo y no poder yo despedirme, ni estar ahí, es angustioso, una impotencia horrorosa.

Para seguir leyendo los demás testimonios:

Carla López Rodríguez

¿Te gusta lo que lees?

Suscríbete gratuitamente a Real place, real Women y recibe una vez al mes un email repleto de inspiración y contenido de valor.

¡Gracias!