Sucedió en un café

No sé cuántas personas se sentaron a mi lado, cuántas vidas se encontraron y cuántas se despidieron.

Tampoco sé cuántas historias se contaron, cuántas penas se desahogaron y alegrías se compartieron.

Allí estaba yo, sentada, ensimismada en mi mundo. Dialogando con mis pensamientos,

Me olvidé de mirar alrededor, de observar y apreciar la vida que se respiraba.

Me olvidé del otro mundo que seguía girando, conmigo pero sin mí.

Carla López Rodríguez