Las dos opciones

Hay momentos en la vida en los que te cruzas con personas (jefes, “amigos”, compañeros de trabajo, conocidos, desconocidos…) que te hacen sentir que no vales para nada, que te desprecian, que te hacen sentir inferior.

Es duro. Es injusto. Es frustrante. Es desmotivador.

Tienes dos opciones: o hundirte o hacerte más fuerte. Quédate con la segunda.

No puedes saber qué pasa por la mente de los demás, ni sus realidades, pero sí conoces la tuya. Así que sigue dando lo mejor de ti, sigue siendo tu mejor versión, sigue trabajando en tu realidad. Y si no te gusta el camino que está tomando tu vida, si te observas  y no te reconoces, está en tu mano cambiar de rumbo, poco a poco.

Claro que tienes derecho a tener momentos de debilidad, debes tenerlos, pero que ganen los momentos en los que te sientas fuerte, segura, empoderada. Tú vales y tú puedes con más de lo que imaginas.

We are Wonder Women.