Hablemos de cine: El regreso de Mary Poppins

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, por lo que es inevitable preguntarse, ¿pertenece Mary Poppins Returns al club de los segundos?, ¿merece la pena ir a verla? Para disipar dudas, vamos a ver algunos detalles del nuevo filme:

– La película es totalmente original, con nuevas y muy buenas canciones (lo sentimos pero no, no vas a volver a escuchar el “Supercalifragilisticoespialidoso”).

– Siguen manteniendo la esencia de Mary Poppins, que regresa para volver a ilusionar, no sólo a la familia Banks, sino también a los espectadores. Y es que los más pequeños disfrutarán de las canciones y de una colorida puesta en escena con una muy cuidada estética de los personajes, mientras que los más mayores volverán a su infancia, recordando ese “todo es posible”, positivismo, imaginación y esperanza que, a veces, con los años se va quedando en un segundo plano.

– El reparto es de admirar, Emily Blunt defiende realmente bien el papel de niñera mágica, aunque el protagonista indiscutible es Lin-Manuel Miranda en el rol de farolero, es más, el grupo de faroleros tienen escenas dignas de ver en gran pantalla con coreografías realmente espectaculares. Por otra parte, y aunque tiene poca presencia, Meryl Streep, en su papel de la pintoresca prima “Topsy”, encandila y sigue demostrando que los musicales para ella son coser y cantar -nunca mejor dicho-. Colin Firth está muy correcto haciendo de malo malísimo, y la gran sorpresa -para los más mayores- es la aparición de Dick Van Dyke (el farolero de la película de Mary Poppins original) que, a su edad, se marca unos pasos dignos de quitarse el sombrero.

Si aún no os habéis convencido para ir a verla, aquí os dejamos el tráiler,

¡Dejaos llevad y disfrutad!