Fluir

A lo largo de estos últimos años, soy más consciente de lo variable y cambiante que es la vida. Si hace seis años me hubieran dicho que iba a llevar la vida que tengo ahora, no me lo habría creído. Nunca habría pensado que viviría en el extranjero compartiendo mi vida con alguien que me sorprende todos los días. Tampoco, hace seis años, pensaría que personas que eran importantes en mi vida, ahora ya no lo son tanto y siguen caminos muy diferentes. Seguramente, a ti te pase lo mismo, si echas la mirada atrás y te detienes a ver todo lo que has cambiado y evolucionado. Da impresión ¿verdad?.

A lo largo de los años he aprendido que no hay mejores ni peores, que hay muchos caminos fascinantes que te llevan al mismo destino, tu paz interior. Ya lo decía Einstein “Una vida tranquila y modesta aporta más felicidad que la búsqueda del éxito que implica una agitación permanente”.

A lo largo de los años se me han roto esquemas y transformado los ideales,

Si tuviera que elegir una palabra que definiera el 2018, sería resiliencia – ¿has pensado cuál es la tuya?-. El 2018 ha sido como una carrera de fondo, en ocasiones, agotadora. Hubo momentos de debilidad y de querer tirar la toalla, los hubo. Sin embargo, la termino más fuerte que nunca. Hoy, soy más consciente de que puedo afrontar más cosas de las que imaginaba, de que muchos de mis límites y barreras vivían más en mi cabeza que en mi realidad. Hoy tengo menos miedos y más ganas.

Doy las gracias por todo lo aprendido, por todo lo que me ha enseñado la vida estos 365 días. Doy las gracias por las personas bonitas que siguen conmigo (muchas en la distancia). Doy las gracias a mi familia por ser mi base, pilar, soporte, por ser mi RAÍZ.

No sé qué nos deparará el 2019, pero sé cuál quiero que sea mi actitud, y mi palabra, fluir. Fluir es más dejarme llevar y disfrutar de mi día a día. Es adaptarme a los cambios que se vayan presentando. Es aceptar mi realidad y no luchar contra mi esencia, por el hecho de alejarme de los estándares socialmente establecidos (y en ocasiones, muy arraigados en mi consciencia). Fluir es ser más yo y menos lo que los demás quieren que sea. Fluir es ser flexible a la vida, porque, por suerte o por desgracia, no hay nada seguro en ella.

Carl Gustav Jung dijo “Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma”. Yo sigo aprendiendo a aceptar mi vida y me siento más fuerte y plena que antes. Para mí, este es el camino por el que quiero avanzar, ¿cuál es el tuyo?

Sigamos caminando y creando nuestros caminos. Sigamos bailando, riendo, saltando, avanzando, fluyendo… Sigamos Viviendo.