Black Friday

Es martes, tu semana avanza como siempre, ya queda menos para el finde.  Estás en casa tirada en el sofá. De repente, el móvil empieza a enviarte avisos, lo miras, algo sucede, todas las Apps que tienes instaladas se hacen sentir (algunas ni recordabas que las tenías) y lees 

Prepara tu cesta ya, 30% descuento, ¿a qué esperas?

Al rato te encuentras abriendo una de ellas para ver qué mega-maravillosa oferta te vas a encontrar.  Y sin saber cómo ni por qué, empiezas a preparar tu cesta.

Llega el día, estás nerviosa y hasta estresada, necesitas ver TODAS las ofertas, no vaya a ser que se te escape alguna ganga.

Uff, espero no perderme nada. Tengo que ver todo lo que “necesito”. ¡Ay! mira este abrigo. 

Sientes hasta ansiedad, tienes que comprar, porque si no lo haces…

Espera, ¿qué pasa si no lo haces?